Para vosotras, mujeres

Vosotras, vuestras vidas,

sois lo que respiramos,

de donde nos amamántamos,

sois nuestro caminar.

Hombres, pensad en vuestras madres antes….

Si las manos levantáis…. 

Esas manos que castigan por castigar,

sin razón y compasión alguna.

Son las manos del verdugo y ellas,

como en la inquisición

perseguidas, escondidas,

en lo profundo del bosque,

Entonces… las llamaban brujas.

Vivían castigadas, sometidas.

No miraban razones,

eran de su propiedad,

porque les daba lo mismo.

Hoy, Ėl, cansado del trabajo,

doblado de la taberna,

o del tugurio que fuese….

Ella, descanso no tenía,

ni besos, ni caricias.

Él, tan solo la comida,

o la cena en la mesa.

Ella, cena con él cansada

Y pregunta ¿El día como a ido?

Él la mira y contesta

cansado de todo el día,

¿a ti te parece poco?”

Ella contesta: “no, no,

pobrecillo, si lo veo.

Pero yo comidas, cenas, niños,

lavar fregar, ir a la compra

cuesta….”

Hablo de una época,

cualquiera que fuese.

Dieron y dan la vida por los suyos.

Las que estáis aquí,

tenéis vuestra libertad,

vuestra vida…

y no olvidéis,

dedicarselas a aquellas

que se tuvieron que marchar….

Sin libertad.

Anuncios

Para la buena letra

Creamos letra por letra.

palabras a las que amamos.

!Las amamos y  sentimos!

Convertimos en poesia,

para darles alegría,

a esos cuyo corazón,

ha perdido su misiòn

y apagado ya lo tienen.

Les damos más luz y vida

y con nuestros recitales,

versos damos a raudales. 

Inmenso amor entregamos.

!Pues poetas nos llamamos!

¡Acércate! Ya después me habré marchado

–Ven, acércate, por favor. Toma mi mano, necesito contarte algo. –Me dijo nada más abrir los ojos. –Anoche tuve un sueño.

–¿Qué clase sueño, mi amor? –Dije entre lágrimas a mi amada.

–Tú y yo caminábamos por el <<Jardín del Príncipe>> de Aranjuez cogidos de la mano. Observábamos cada hoja moverse al son del viento que paseaba entre nuestros dedos. Soñé que el amor entraba en nuestros pulmones y nos llenaba de ilusión… ¡y de vida! Ambos mirábamos la belleza que teníamos ante nuestros ojos. Soñé que entre deleite y deleite de tal bello paisaje, hacíamos una breve pausa para abrazarnos y besarnos en los labios. Imaginé que asía con mis dos manos los extremos de tu bufanda negra aterciopelada y que tú, en un intento de echar hacia atrás tu cuerpo, jugueteabas conmigo para acabar rozando mis labios. Ven, por favor, acércate; déjame contarte mi sueño, déjame imaginar que recuerdo momentos pasados que ambos vivimos, aunque nunca ocurrieran. Déjame soñar despierta y no saber que en realidad todo formó parte de una experiencia onírica. No me digas que fue un sueño, no me prohíbas amar lo que en mi mente no fue más que un teatro dirigido por mi deseo, una actuación protagonizada por mi locura. Ven, acércate un poco más, voy a seguir contándote mi sueño, voy a seguir haciéndote partícipe de todo lo bello que pudimos ver y que tú no recuerdas. Permíteme introducirte los recuerdos que no viviste pero que sí vivimos. Déjame abrazarte y besarte en aquel precioso lugar. Deja que el viento juguetee con mi pelo mientras me abrazas, mientras me coges de la mano, mientras me observas, mientras me miras… mientras me amas.sunset-174276_1920

¡No me digas que no fue verdad! No ahogues mi ilusión. No permitas que la realidad estropee esta bella historia de amor. Tan solo ven, acércate un poco más, y déjame contarte las anécdotas que tan solo pude soñar. No forma parte de mi locura, ni tampoco de mi delirio. No corresponde a mi dolor ni a mi muerte, ¡que será inminente!. No es un deseo imposible soñado por una niña. Es, tan solo, una realidad intangible y deseada. ¡Juega conmigo! ¡Alimenta mi locura! Haz feliz a esta pobre niña, aunque solo sea por un instante. Sigue conmigo y recuérdame lo que no pasó, lo que ambos vivimos sin haber estado allí, el amor que nos dimos aunque nuestros labios nunca llegaran a rozarse, los jardines que vimos aunque no hubiéramos estado.

Ven, déjame que te cuente mi sueño. Ya después me habré marchado.

DÉJAME

Déjame contar tesoro,

que esta vida de vaivenes

decir lo que no conviene

es hablar igual a un loro.

Y si no estas muy modorro

verás que cuenta no tiene

antes de hablar te detienes

porque del que más criticas

te puede llenar de réplicas

que con el silencio obtiene.

Si las leguas viperinas

se metiran en el culo,

no te daría en el ángulo

del por qué llenos de orina.

Decis… agua cristalina

no, no os importan las honras,

creeís que todas son zorras

cuando estan enamoradas

anda y que os den bien pomada

que nacistéis de un perra.

Días amargos

Días oscuros, amargos….. Malos pensamientos, se meten en su mente, que recorren su piel.

Esos días oscuros ve.

Ėl, para la calle sale, caminando va sin rumbo, tranquilo, andando va.

Ėl ya no sabe que hacer….. Sigue andando sin rumbo. Dañado, sin fuerzas, pensando en cómo salir.

Si,  se encuentra triste,  sin nada para la casa….. sin ganas, el día pasa.

¡Ėl, no acude a casa!

A más de las tres, le llaman. Le buscan por la calle, preguntan.

¡No saben nada!

El miedo les invade.

Salen a caminos, campos, miran por el río…rocks-1246668_1920

¡Miedo le entra, ¡miedo les entra!

Llorando y escondido, entre dos grandes piedras, acurrucado con pena, vacío, nada que pensar. …

La vida se le enreda, sì. 

Su cuerpo vacío. Su vida allí queda.

 

Todo tiene un comienzo

La Asociación de Escritores de Fuenlabrada “La Buena Letra”, nació en Mayo de 1997 como colofón a los talleres literarios que habían organizado las Bibliotecas de dicha ciudad.

Al principio éramos unas treinta personas, diferentes sexos, ideas, distinta forma de pensar e incluso de vivir, pero todos con un nexo común… Estábamos enamorados de las letras en cualquier formato.

Nos gustaba leer, escribir. Y aunque al principio nos costaba mostrar nuestros textos, todos disfrutábamos juntando letras y relatando lo que habíamos hecho. 

Así llevamos ya muchos años. 

No somos los mismos, la rueda de la vida ha hecho que unos estén y otros muchos hayan tomado otros caminos, pero aquí seguimos unos cuantos, saboreando las letras y mostrando nuestro trabajo a todo aquel que quiera leerlo.

Actualmente estamos en Fuenlabrada, en el Centro Cultural La Paz, donde nos reunimos varias veces por semana y allí nos juntamos, sobre todo, a disfrutar de nuestro vicio común, la escritura….