Para vosotras, mujeres

Vosotras, vuestras vidas,

sois lo que respiramos,

de donde nos amamántamos,

sois nuestro caminar.

Hombres, pensad en vuestras madres antes….

Si las manos levantáis…. 

Esas manos que castigan por castigar,

sin razón y compasión alguna.

Son las manos del verdugo y ellas,

como en la inquisición

perseguidas, escondidas,

en lo profundo del bosque,

Entonces… las llamaban brujas.

Vivían castigadas, sometidas.

No miraban razones,

eran de su propiedad,

porque les daba lo mismo.

Hoy, Ėl, cansado del trabajo,

doblado de la taberna,

o del tugurio que fuese….

Ella, descanso no tenía,

ni besos, ni caricias.

Él, tan solo la comida,

o la cena en la mesa.

Ella, cena con él cansada

Y pregunta ¿El día como a ido?

Él la mira y contesta

cansado de todo el día,

¿a ti te parece poco?”

Ella contesta: “no, no,

pobrecillo, si lo veo.

Pero yo comidas, cenas, niños,

lavar fregar, ir a la compra

cuesta….”

Hablo de una época,

cualquiera que fuese.

Dieron y dan la vida por los suyos.

Las que estáis aquí,

tenéis vuestra libertad,

vuestra vida…

y no olvidéis,

dedicarselas a aquellas

que se tuvieron que marchar….

Sin libertad.

1 comentario en “Para vosotras, mujeres”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s